Manuel Martín-Loeches (La mente del "Homo sapiens") El cerebro y la evolución humana

MÁS ALLÁ DE LA ESQUIZOFRENIA

En los últimos años existe un creciente interés por otro tipo de trastornos que también podrían ayudarnos a entender mejor al ser humano. De éstos, algunos de los más destacados son trastornos que aparecen en nuestra especie con mucha frecuencia, desgraciadamente, y que presentan unas características comunes que podríamos resumir como la consecuencia de nuestro alto grado de socialización. Somos unos seres enormemente sociales, somos lo que somos en gran parte a nuestro medio social. El lenguaje como poderosa y difícilmente superable herramienta de comunicación es un rasgo de nuestra especie que demuestra, sin lugar a dudas, lo mucho que dependemos de nuestro entorno social. En los trastornos derivados de nuestra condición social se suele dar el caso, además, de una tremenda implicación del sistema cerebral de las emociones.
La depresión, los trastornos de ansiedad, los trastornos alimentarios (entre lo que está la anorexia) o el estrés postraumático son algunos de esos desórdenes del ser humano que presentan una raíz social. Pero los grandes simios, seres que también poseen un alto grado de socialización, presentan trastornos de conducta en los que se han querido ver los antecedentes de muchos de nuestros trastornos de raíz social. La gran mayoría de ellos surgen en situaciones de privación de libertad. La separación del grupo, especialmente durante la infancia, suelen provocar en estos seres una serie de alteraciones graves de su comportamiento tales como las estereotipias (repetir movimientos o gestos sin ninguna utilidad), la automutilación, la agresividad inapropiada o desproporcionada, el miedo injustificado, la falta de apetito, o el vivir apartados o retirados en un rincón del habitáculo, sin apenas moverse interactuar con nadie.

analytics