Ernst Jünger (La tijera)


Desde los inicios se tuvo conocimiento de que no podemos saber ni de dónde venimos ni adónde vamos y se sospechó que nuestro estar aquí en la Tierra, nuestra presencia en ella, es tan sólo una breve interrupción del camino.
En un pasaje que ahora no recuerdo dónde está dice san Agustín que todo cavilar sobre lo que hubo antes no sirve para otra cosa que para llenar los manicomios; y Umberto Eco afirma, en un ensayo que estoy leyendo en la mañana de hoy, 4 de junio de 1988, que toda tentativa de averiguar el sentido último conduce al absurdo y le arrebata su misterios al mundo.

* Ernst Jünger (Anotaciones del día y de la noche) El corazón aventurero
* Ernst Jünger (Los titanes venideros) Ideario último

analytics