Susan George y Martin Wolf (La globalización liberal) A favor y en contra

S.G.: Parece que algunos franceses tienen un problema con las películas norteamericanas.

M.W.: Si es así, es porque al público le gustan, como le gustan, además, las hamburguesas de McDonald's, y porque los proteccionistas, en realidad, se oponen al pueblo francés, que es en muchos sentidos el más americanizado de Europa. Si un gobierno, con el apoyo de su población, desea preservar determinadas actividades del mercado mundial, debería tener derecho a hacerlo. No me plantea ningún problema, si eso es lo que quieren los franceses, aun cuando entrañe el riesgo de no ser muy eficaz en el sector del cine.

M.G.: La gente debería tener derecho a escoger sus actividades culturales, así como todo lo demás. Una vez más, tengo que mencionar aquí el poder de las multinacionales y de los lobbys. La Motion Picture Association of America, presiona sobre el gobierno norteamericano, y éste hace lo que quiere su presidente, Jack Valenti. Más del 80% de las películas distribuidas en Francia, que sin embargo posee una vigorosa industria cinematográfica, son norteamericanas.



No hay comentarios:

analytics