Fernando Savater (Tirar de la cuerda)

Las pasiones opuestas
La verdadera liberación de la mujer no es otra que liberarse de ser mujer y en ello es simétrica de la verdadera liberación del hombre, que consiste en dejar de serlo.

Por parte de los representantes del estado terapéutico en que vivimos, decretar que un mal comportamiento -lo que antes se llamaba vicio- es una enfermedad permite prohibir  y reprimir ciertos usos que en caso contrario estarían amparados por las libertades individuales.

Ética para armar
No se trata tanto de cuestionar si yo puedo hacer lo que quiera, como si puedo querer lo que quiera.

Para la conciencia ética, lo malo no es aquello que puede ser sancionado sino lo impropio de mí.

La ética como arte de bien vivir y de lograr una existencia que sea en sí misma nuestra obra maestra es seductora, además de resultar útil contra los lúgubres predicadores de la ética como renunciamiento y sacrificio.

Ni acatar ni atacar
¿Puede el pueblo ejercer el poder sin dejar de ser pueblo?

Solo quien nada vale por sí mismo puede creer que hay mérito en haber nacido en determinado lugar o bajo determinada bandera.

Admito el derecho de autodeterminación de los pueblos, pero tengo mis reservas en cuanto a lo inequívoco de las palabras, derecho, autodeterminación y pueblo.

La masa no tiene enemigos, sino que elige presas.

Cuando digo masa me refiero a la multitud unida por el deseo de escapar de los males individuales cometiendo atrocidades colectivas.

Animal que pregunta
Lo más honrado de Cioran es que no se hace ilusiones sobre su propia desilusión.

A Marx, como a Nietzsche, lo que le interesaba de la masa era la posibilidad que esta tiene de dejar de serlo.

Ábrete, Remington
O ciencia o nada. Esta obstinación es un error de gusto semejante al de quienes creen que la confesión escrita de un criminal es preferible a Crimen y castigo, o que el dossier completo de un caso de adelterio efectivo es más digno de consideración que Madame Bovary.

Quien no cita no hace más que repetir, pero sin saberlo y sin elegirlo.

El crítico literario que valora ante todo en un texto el escrupuloso respeto a las leyes lingüísticas establecidas, es como el moralista que estima la coyunda amorosa según cumpla o no las pautas del misionero.

Mientras dure la vida
Si la muerte no existiera habría mucho que ver y mucho tiempo para verlo, pero muy poco que hacer y nada en que pensar.

En eso precisamente, en poder estar solo y en no tener más remedio que estarlo, consiste precisamente ser mayor.

El juego es el mejor modo de vivir, no el mejor modo de pasar el rato.

Posfacio
[...] Si me he atrevido a espigar, provocar estos aforismos de Fernando Savater, lo he hecho por dos razones ojalá complementarias. El perverso placer de detectarlos. Y la sincera esperanza de que, al compartirlos, sus lectores disfruten tanto como el lápiz que los subrayó.

Andrés Neuman

analytics