Maquiavelo (El Príncipe)

A los hombre o bien se les gana con probendas o bien se les destruye.

Si se quiere conservar una ciudad que está acostumbrada a vivir libre, más vale gobernarla con apoyo de sus propios habitantes, y no de otra manera.

Los hombres hacen daño o por miedo o por odio.

Quien se apodere de un Estado tiene que hacer uso de todas las crueldades que estime necesarias y llevarlas a cabo todas de una vez para no tener que repetirlas continuamente.

Quien quiera comportarse como un hombre bueno, acabará sucunbiendo ante los que no lo son.

La prudencia consiste en saber reconocer la naturaleza de los inconvenientes, y elegir el menos perjudicial como bueno.

Prospera aquel que se adapta a los tiempos que corren, y de la misma manera, fracasa quien actúa a contracorriente.

Es mejor ser impetuoso que cauto.

analytics